Genoa

GENOA, MI CASA

Nicolás BurdissoEn enero del 2014 me fui a jugar al Genoa, el equipo más antiguo de Italia. Genova es una ciudad que respira fútbol, muy tranquila, sin las locuras del derby de Roma. Los partidos con la Sampdoria son muy sentidos pero al mismo tiempo se vive un clima muy familiar y agradable.
Genova es una ciudad perfecta para vivir con la familia, con los niños, es  maravillosa y además tiene la suerte de tener el mar y la montaña. El estadio Marassi, que yo amo, y los hinchas son fantásticos, los “Grifoni” son nuestra fuerza.
Además, pienso que Genova estaba en mi destino porque el Boca Juniors nació en el barrio homónimo de Buenos Aires que fue fundado por los genoveses.
En el Genoa juego un papel muy importante, soy el Capitán. Eso quiere decir que tus compañeros confían en ti, los hinchas se identifican con vos,  y en ese momento sos vos a representar al equipo, sos la bandera…¡ rojoazul!

Nuestra fuerza es el entrenador, Gasperini, una de las personas más competentes que conocí.

En Genova estoy viviendo una experiencia humana y profesional increible, gracias al entrenador, a los jefes de equipo, el presidente Preziosi, mis compañeros de vestuario, los hinchas y todo el pueblo genovés, que para mí es una gran familia.
Los que me conocen bien, saben que soy un guerrero, una persona confiable y generosa aunque a veces puede transformarse en un defecto.
Yo soy así, fuera y dentro de la cancha, soy lúcido y razonable y sobretodo tengo un gran espíritu de lucha.
Juego con criterio, sin correr riesgos inútiles: trato de ser lo más concreto y seguro posible. Sin embargo, a veces, quisiera ser más indiferente y dejarme llevar, corriendo de vez en cuando algún riesgo más…